Qantara Qantara

Jarrón de las gacelas

  • Título / Denominación : Jarrón de las gacelas
  • Lugar de producción : al-Andalus, probablemente Granada
  • Lugar de hallazgo : Alhambra de Granada
  • Fecha / Periodo : <!-- /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman";} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 70.85pt 70.85pt 70.85pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} --> Segunda mitad del siglo XIV
  • Material y técnica : Cerámica arcillosa; decoración pintada en azul sobre cerámica vidriada estannífera y lustre grabado
  • Dimensiones : H. 135,2 cm., D. 68,7 cm
  • Ciudad de conservación : Granada
  • Lugar de conservación : Museo de la Alhambra
  • Número de Inventario : Inv. 290
  • Inscripción :

    Sobre la banda horizontal situada en medio del cuerpo globular y en los espacios triangulares, en árabe en grafía cursiva: «la felicidad y la prosperidad».

Este jarrón decorado con un motivo de gacelas se situaba originariamente en un ángulo de la Qubba al-Kubra (actualmente denominada «Sala de Dos Hermanas») del palacio nazarí de la la Alhambra de Granada, de dónde pasó a la «Sala de los Reyes» antes de formar parte de las colecciones del Museo de la Alhambra en los años 40.

Sus características permiten precisar que fue realizado durante el segundo periodo del reinado de Mohamed V (1362-1391).

El cuerpo ovoide, con una base plana de reducido tamaño, queda rematado por un largo cuello troncónico con boca octogonal y parte alta con forma agallonada. En los lados se apoyan dos asas con forma de alas, una de las cuales falta parcialmente.

Una cenefa epigrafiada en grafía cursiva atraviesa el cuerpo. La parte inferior está decorada con cuatro mandorlas decoradas con motivos vegetales. Las mandorlas alternan con cuatro grandes «árboles» rodeados por un festón compuesto por pequeñas hojas en forma de semipalmetas. Sobre un fondo floral, el interior lleva motivos jaculatorios en grafía cursiva. El resto del espacio entre los triángulos y las mandorlas se ha decorado con hermosos trazos florales en lustre metálico.

En el costado de la cara principal, en el interior de una arquería formada por la unión de dos palmas, dos gacelas se enfrentan en torno a de un pequeño eje vegetal. Ambas tienen la pata delantera levantada, dotando de un movimiento elegante al conjunto del motivo. Sobre las asas, rodeado por un galón epigrafiado, se enrolla un arabesco.

En la otra cara, el motivo de arco formado por palmas, más estrecho, contiene volutas vegetales en torno a una palmeta invertida. Dos gacelas se enfrentan en torno a este arco. El tratamiento cromático de la decoración ha sido invertido con respecto al empleado en la otra cara: en lugar de ser blancas sobre un fondo azul adornado con arabescos dorado son azules sobre un fondo blanco. Por este lado, las asas sólo llevan motivos vegetales.

 

Ningún otro jarrón de este tipo presenta un movimiento convexo-cóncavo dotado de tal elegancia, ni una decoración de tan bella factura, así como una proporción tan perfecta del conjunto de elementos presentes. La gran elegancia y la ornamentación altamente refinada de esta pieza han permitido a M. Casamar afirmar que «se trata de la más alta expresión del arte cerámico español de la Edad Media y, por lo tanto, es una de las obras maestras del arte universal de la cerámica».

 

Una clara evolución de las proporciones, de los temas ornamentales y de su disposición se observa en los jarrones de la época nazarí[1]. Son piezas sin equivalente en todo el mundo islámico. Su realización requiere conocimientos altamente técnicos, sin equivalente en la época. Este hermosísimo jarrón presenta algunos defectos de cocción: parte de la cerámica vidriada blanca ha goteado durante la última cocción y gran parte del azul de cobalto se ha derretido.

 

Resulta interesante destacar que características propias de la cerámica lustrada oriental, iraní en particular –fondos finamente vermiculados, elementos vegetales adornados con dameros– azul cobalto y lustre, y del arte califal omeya –como el tratamiento seco y nervado de las hojas o las nervaduras con «renuevos» que forman que una cenefa alrededor de los grandes triángulos– se encuentran íntimamente mezclados en este objeto.

 

Aunque su forma que provenga de las jarras de almacenamiento que se utilizaban para conservar agua o alimentos, se considera que estas piezas tenían principalmente un uso decorativo.

Su estrecha base deja suponer el uso de un soporte, que podría ser arcilla[2].

 

Este tipo de jarrón fue exportado a tierras lejanas, de Málaga a Egipto, pasando por Sicilia. Largo tiempo después de su periodo de fabricación, la influencia de estos jarrones sigue siendo notable, tanto en literatura, como en pintura, puesto que fueron minuciosamente descritos por los viajeros europeos que visitaron España en el siglo XVIII. Incluso dieron lugar a varias copias realizadas por algunos de los artistas más importantes del gran movimiento de renovación de las artes europeas iniciado en la segunda mitad del siglo XIX, como demuestra el jarrón de las gacelas de Théodore Deck[3], e incluso hoy en día, estos modelos realizados en Europa, de cerámica decorados con colores vivos o de metal, son muy apreciados en algunos países de Oriente como en Arabia Saudita.

Nota

[1]A. Fernández Puertas asigna el jarrón conservado por el Instituto Valencia de Don Juan de Madrid a la primera etapa artística del arte nazarí; a la segunda etapa, considerada como «clásica», le atribuye la jarra de la Cartuja de Jérez, actualmente conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Esta última presenta en las asas un motivo de antebrazo y de mano abierta ejecutado de forma relativamente estilizada. Al tercer periodo, denominado «barroco», pertenecería el jarrón de las gacelas. El jarrón descubierto en la provincia de Jaén y conservado en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid pertenecería al cuarto periodo, el de Yûsuf III.

[2] Ver, por ejemplo, los soportes de jarrones en Los Jarrones de la Alhambra, 2007.

[3] París, museo de Artes decorativos, inv. D 509.

Bibliografía del objeto

Casamar Pérez, M., « Jarrón de las Gacelas », in Arte Islámico en Granada. Propuesta para un Museo de la Alhambra, Grenade, 1995, éd. Comares, p.403-404, n° 161.

Fernández-Puertas, A., « Arte nazarí. Conocimiento, investigación y bibliografía», in Estudios Nazaríes. Grenade, 1997, Universidad de Granada, « Ciudades Andaluzas bajo el Islam », p. 111-145, en particulier p.143-144.

Fernández-Puertas, A., « El arte », in El Reino Nazarí de Granada (1232-1492). Sociedad, Vida y Cultura, Madrid, 2000, Espasa-Calpe, « Historia de España Menéndez Pidal », vol. VIII-IV, p. 193-284, p. 277-278.

Martínez Caviró, B., Cerámica Hispanomusulmana. Andalusí y Mudéjar. Madrid, 1991, éd. El Viso.

Rosselló Bordoy, G., « Jarrón de las Gacelas », in Al-Andalus: las Artes Islámicas en España, cat. exp., Madrid, 1992, éd. El Viso, 1992, p. 358-359, n° 112.

Rosselló Bordoy, G., « Alhambra vase », in Al-Andalus : the Art of Islamic Spain, cat. exp., New York, 1992, J.D. Dodds, p.358-359, n° 112.

Serrano García, C., « Los jarrones de la Alhambra », in Estudios Dedicados a Don Jesús Bermúdez Pareja, Grenade, Asociación Cultural del Amigos del Museo Hispanomusulmán de Granada, p. 127-161, planches I-IX.

Torres Balbás, L., Arte Almohade, Arte Nazarí, Arte Mudéjar, Madrid, 1949, Plus Ultra, « Ars Hispaniae », vol. 4, p. 215-219.

Los Jarrones de la Alhambra: Simbología y Poder, cat. exp. Grenade, 2007, Patronato de la Alhambra.



Fichas transversales
Nazaríes (1230-1492)
Nazaríes (1230-1492)
Cerámica, decoración arquitectónica
Cerámica, decoración arquitectónica
Lustre
Lustre
Cerámica glaseada
Cerámica glaseada
Cerámica
Cerámica
Motivos animales / bestiario
Motivos animales / bestiario
Formas y motivos
Formas y motivos
Vida de corte y arte de vivir
Vida de corte y arte de vivir
Productos intercambiados, los esclavos
Productos intercambiados, los esclavos
Comercio
Comercio
-->